EL GRAN DEFECTO DE VIENA

  • por

¿Qué ver en Viena y cuál es su gran defecto?

Descúbrelo aquí

Efectivamente, mi siguiente aventura me llevaría a Viena. Puedes encontrar todos los videos en mi canal de youtube

https://www.youtube.com/channel/UCeNuzrRXPJJXLLK0czBkcsw

Viena es una de las ciudades más bellas del mundo y para vistarla, el precio era dejar atrás mi querida Barcelona.

Embarcarme con una compañía low cost, intentar acomodarme durante unas horas en un asiento diminuto…

Mirar por la ventanilla… Adelantar algún avión, y… ya estábamos sobrevolando los Alpes, …   y las maravillosas aguas del Danubio.

Y, aunque yo esperaba lluvia y mal tiempo, una mañana soleada me recibió en Viena.

Situada en Europa Central, la capital de Austria es una de las ciudades con mejor calidad de vida del mundo, y la segunda ciudad más poblada de Europa Central (después Berlín)

El idioma oficial es el alemán. Y tiene algunas singularidades, como los semáforos con corazones pro LGTB, y, sobre todo, una arquitectura que enamora, vayas por donde vayas. Así, que lo primero que hice, fue irme al Ayuntamiento.  

La ciudad tiene una larga historia, ya que es una de las capitales más antiguas de Europa, por lo que cuenta con un importante patrimonio artístico.

A través de un restaurante que hay en los sótanos del Ayuntamiento, pude recorrer sus salones subterráneos, donde se ofrecen banquetes para celebrar eventos de la ciudad.

Desde ahí me las apañé para colarme por sus patios interiores, y después, no me preguntéis cómo, sin que nadie me dijera ni palabra, hice para recorrer la mayoría de salas del edificio y dejarme llevar por siglos de historia. La historia de una ciudad que llegó a ser la capital del imperio Austro Húngaro, una de las grandes potencias mundiales hasta la 1ª guerra mundial.

Enseguida me di cuenta de lo que la ciudad podía ofrecer.

Sueños y música

A Viena se la conoce como la ciudad de los sueños y la música

Lo primero, gracias a Sigmund Freud, que investigó mucho sobre el sueño mientras vivía en la ciudad. La parte de la música es gracias a compositores como Strauss, Schubert, Mozart, Beethoven o Brahms, que también vivieron en Viena.

Lo cierto es que es un milagro que esta ciudad exista.

El imperio otomano la pretendió sin descanso y sin éxito durante décadas.

En el 38, el país fue invadido y, posteriormente, anexionado por la Alemania nazi.

Entrada de tanques rusos en Viena

Por cierto, Mexico fue el único país que se opuso abiertamente a dicha anexión.

Después, los aliados bombardearían severamente Viena, por lo que es una suerte que aún podamos disfrutarla en toda su majestuosidad.

Viena es una ciudad muy plana, fácil de hacer caminando, de recorrerla y de perderte por ella. Siempre vas a encontrar qué visitar. Desde la ópera, museos, edificios emblemáticos, palacios, residencias reales, ciudadanos ilustres… De hecho, Viena tiene en su virtud, su gran defecto. Porque sí, Viena tiene su defecto. Quédate conmigo, y luego te lo cuento.

—–

Pero hablemos de visitas, personajes, y…  asuntos palaciegos.

La famosa Sissí

Sissi es, después de Mozart, la personalidad más conocida de Viena. Así que quizás te interese hacer una visita al… museo de Sissi.

El Museo se ubica dentro de las instalaciones del Palacio Hofburg,. En él se exponen algunos de los objetos más utilizados por la popular emperatriz, así como una recreación de su entorno.

Sissi, pasó a la historia por ser una emperatriz que quería vivir con sencillez y humildad y…  por haberle «quitado» el novio a su hermana. Bueno… te cuento el chisme.

La madre del joven emperador buscó con gran esmero una esposa digna para su hijo. Y eligió a Elena, hermana de Sissi, pues era una jovencita elegante, educada y de buen carácter.

El emperador Francisco José, que en ese entonces tenía 24 años, estaba muy nervioso por el encuentro con su futuro amor. Cuando vio a las mujercitas sintió un flechazo, pero no hacia Elena ¡Sino por Sissi!. Que fue la escogida para ser su esposa. Sissi se casó a la edad de 16 años.

Tenía sus obsesiones. La suya era la apariencia. Para mantener una figura perfecta (su peso nunca excedió los 50 kilos) seguía severas dietas alimenticias. En la época no había la app de «Dietas Saludables»

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.lomasdefrida.dietassaludablesV2

iOS: https://apps.apple.com/es/app/dietas-saludables/id1462628111

Es fácil entender por qué se llegó a convertir en un icono de la moda. Sin embargo, salvo que tengas un especial interés por ver los vestidos, este no es precisamente uno de los palacios más impresionantes que puedes visitar en Viena, y la entrada no es precisamente barata.

Hay otro palacio más impresionante donde hacerte selfies y otras pendejadas (que todos hacemos)

 

Que empiece el baile

El Palacio de Schönbrunn, también conocido como el Versalles vienés, empezó siendo un palacio de caza, después fue un “pequeño” palacio para el hijo del Rey, y reconstrucción tras ampliación, acabó siendo la residencia veraniega de los Habsburgo;

y … es tan suntuoso que en algunas ocasiones te corta la respiración.

¡Te aviso que no es una visita corta!

Por cierto, si viajas de enero a marzo, trae tus zapatos de baile y practica el Vals. Se celebran más de 200 bailes durante esa época, con orquestas por toda la ciudad. Recuerda, Viena, es la ciudad de los sueños y la música.

Y es que, como puedes ver, no falta qué ver, qué visitar, con qué maravillarte, con qué dejarte abrumar.

Hay incluso ruinas romanas, aunque la mayor parte está por debajo de la actual ciudad.

En el centro, hay otro edificio que no te puedes perder… la catedral de San Esteban o Stephansdom. Es una referencia pues está prohibido construir en el centro de Viena un edificio más alto que la torre de la Catedral. Así que, si haces un poco de glúteos y subes los 500 escalones de la torre, tendrás unas vistas impresionantes sólo para ti.

View over vienna

¿No tienes hambre? Yo estoy hambrienta.  

De compras?

Por las calles puedes encontrar docenas de lugares donde hacer un tentempié, aunque no suele ser la comida más sana.

Las chocolaterías artesanas son otra gran tentación. Yo me reservo el chocolate para esos días, tú sabes.

Lo más recomendable, son las cafeterías. Son preciosas y un té siempre te hace el día.

Como ves, paseando encontrarás siempre donde entretener la vista, o donde hacer un reposo si el tiempo acompaña. Yo tuve la suerte de 3 días mágicos de sol radiante.

Si te animas a ir de compras, te aviso, que por el centro los precios no son precisamente económicos.

La verdad hay para todos los estilos, para todos los gustos, aunque no para todos los bolsillos.

Si tu bolsillo está tan vacío como el mío, siempre puedes entretener la vista mientras un auténtico vienés te explica cómo fabrican artesanalmente su famoso caramelo.

Comer en Viena. ¿A dieta?

De todos los restaurantes y cafeterías que hay en el centro, hay una que es visita obligada, aunque es muy probable que tengas que esperar turno para poder entrar. Hablamos de El Café Central.

https://cdnm.westwing.com/magazine/app/uploads/es/2015/01/CafeCentral_12282_resize1.jpg

Es el lugar ideal para probar su famosa tarta Sacher o alguno de sus dulces.

Pero no nos adelantemos con los postres. ¿Qué comen los Vieneses? ¿Cuáles son sus platos típicos?

Lo cierto es que es una cocina muy similar a la alemana, hipercalórica y no especialmente sofisticada.

Schnitzel, que es simplemente una carne empanada, pero que a ellos les chifla como si fuera algo muy cool.

El Tafelspitz, que es una carne asada, sabrosa, que se sirve con tres salsas.

Y su postre más famoso junto con la tarta Sacher, el Afpelstrudel, a base de manzana, delicioso y que engorda tanto como gusta.

Como puedes ver, Viena no va a seducirte por su gastronomía. Sus encantos son otros, y no son pocos. Los encuentras de calle en calle.

De hecho, es un verdadero milagro que después de todos los ataques de los turcos, y de los continuos bombardeos de la ciudad durante la II Guerra Mundial, esta ciudad se alce aún tan bella e impresionante.

La otra Viena

¿Son todo palacios, catedrales y regios edificios? ¿O Hay más que ver en Viena?

Sin salir del centro de la ciudad puedes visitar La Casa Hundertwasse, un complejo residencial de viviendas que se diseñó siguiendo pautas de arquitectura no convencional. A ver, no te vas a caer de espaldas, pero es una curiosidad que vale la pena si no llevas prisa.

Si quieres desconectar de tanto arquitectura, te recomiendo una vista a Prater Partk.

Inaugurado en 1895, es el parque de atracciones más antiguo del mundo, así como su noria, que con 65 metros fue la más grande durante muuuuucho tiempo

No te voy a mentir, Viena no es la típica ciudad de la que diríamos que es divertida, pero sí es una ciudad donde te puedes divertir. Depende de tus ganas y de tu actitud.

Desde Prater puedes acercarte hasta el distrito financiero, que también tiene sus sorpresas.

Y es que Viena tiene ese gran defecto. Porque lo tiene. Dije que te lo contaría. Ahí va, este es el defecto de Viena:

¿Qué tiene de malo Viena?

Viena es perfecta… aburridamente perfecta. Todo es como te gustaría que fueran siempre las cosas, como un sueño. La mires por donde la mires, lo único criticable es su perfección. Como una obra de arte toda ella, que hasta el Danubio parece una pincelada cuando pasa por Viena.

En la ciudad perfecta lo más disonante que te vas a encontrar es a algún tenor callejero desafinando a las puertas de la ópera y poca cosa más.

Pero es que a Viena no le hacen falta excusas, pues, como ya sabes, es la ciudad de los sueños y de la música,

… Y la música está por todas partes, en sus palacios, en sus calles, en su historia…

Viena es un milagro. Un sueño, que custodian los dioses, desde lo más alto, desde el principio de los tiempos.

Y antes de que volvieran las lluvias yo debía marcharme y dejar atrás los Alpes. Pues… una vez despiertas, a los sueños no puedes volver.  

Recuerda

Recuerda, con la app Dietas Saludables te será muy fácil tener comidas saludables, adelgazar y conseguir tu peso ideal. Llévala siempre contigo, a cualquier viaje, y consulta que alimentación es la que te conviene. Allí encontrarás desde la dieta cetogénica, dukan, dieta disociada… puedes también seguir una dieta blanda o una dieta para controlar el colesterol. Todas representan para ti una comida sana, como la dieta mediterránea y te ayudan a controlar el peso, bajar la barriga o aquello que necesites.

No olvides combinar tu dieta con la homeopatía. Si no tratas los problemas de ansiedad y control del apetito al mismo tiempo, no conseguirás el efecto que deseas y te puedes frustrar. Visita la sección en la tienda:

https://lomasdefrida.com/toda-floracion-empieza-en-tu-interior/

y combina un tratamiento con Flores de Bach con la dieta que más te conviene.

En la sección adelgaza:

https://lomasdefrida.com/adelgazar-bajar-de-peso/

Encontrarás complementos alimenticios que te ayudarán a conseguir tus objetivos.

Nos vemos, en la próxima comida, y en el próximo viaje.

Frida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.