¿PUEDO ADELGAZAR CON LA DIETA DISOCIADA?

  • por

LA DIETA DISOCIADA

Hola, hola, hola y bienvenidos/as de nuevo al blog de Lo + de Frida 😘

Ya tenía ganas de hablaros de la “Dieta Disociada” y qué mejor momento que ahora que llegando septiembre hemos de centrarnos en los propósitos del nuevo curso.

Hay dudas y necesitas respuestas, lo sé. Supongo que las primeras preguntas que te estarás haciendo es ¿Una dieta milagro más?  ¿Puedo adelgazar con la dieta disociada ¿En qué consiste la Dieta Disociada?

Vamos a ello amigos/as. No quiero tenerte en ascuas. Al grano, dos respuestas puedo dártelas ya 🙋

¿Una dieta milagro? Lo cierto es que la dieta disociada no se sostiene científicamente y, … sin embargo, sí, la dieta disociada funciona, se puede adelgazar con ella y no son pocas las personas que lo consiguen ¿Entonces?

Vamos por partes que este post tiene miga aunque no engorda.

En esta entrada tienes:

EN QUÉ SE BASA LA DIETA DISOCIADA?

CÓMO FUNCIONA Y CÓMO SEGUIR UNA DIETA DISOCIADA?

DONDE ESTÁ LA BASE CIENTÍFICA?

QUÉ BENEFICIOS TIENE LA DIETA DISOCIADA?

ES PERJUDICIAL LA DIETA DISOCIADA?

POR QUÉ VOY A ADELGAZAR CON LA DIETA DISOCIADA?

ENTONCES, QUÉ HAGO?

 

EN QUÉ SE BASA LA DIETA DISOCIADA?

Los precursores de la dieta disociada defienden la teoría de que el cuerpo humano no metaboliza bien ciertas combinaciones de alimentos, y cuando eso sucede, transforma el resultado en grasas que nos hacen engordar. Vaya, empezamos con malas noticias 😞

Básicamente, el conflicto metabólico (que suena a algo así como el fin del mundo) se daría al combinar hidratos y proteínas al mismo tiempo, algo que dicen, el cuerpo no hace bien, incrementando la generación de grasa. De la idea de “no mezclar” ciertos alimentos le viene el nombre “disociada” (de no asociar alimentos en una misma toma).

La dieta disociada divide los alimentos en tres grupos:

  • Glúcidos: que se refiere a los alimentos ricos en hidratos de carbono principalmente, como son los cereales, legumbres, harinas y derivados, patatas, dulces y chocolates.
  • Proteicos: en este grupo se incluyen las carnes, pescados y mariscos, huevos y lácteos que son los que ofrecen proteínas en mayor proporción.
  • Neutros: donde se encuadran los alimentos en los que no predominan ni hidratos ni proteínas. Entran aquí: aceites vegetales, mantequilla y verduras varias.

¿Cuáles no debería mezclar? Pues los glúcidos con los proteicos, que por lo visto tienen mal rollo entre ellos. Eso dicen. Que la cosa viene de lejos. Algo pasó 🤦‍♀️

¿Los dejamos solos? No, para eso están los neutros, para no abandonarlos a su suerte. O sea, en la dieta disociada, lo que haremos es no combinar los alimentos encuadrados entre los proteicos, con los alimentos clasificados como glúcidos. Pero, al mismo tiempo, intentaremos combinar estos 2 grupos con los llamados neutros. Que parece ser que estos, los neutros, son best friends de glúcidos y proteicos y tomarlos juntos no engorda 😄

Se recomienda además a quien vaya a seguir la dieta disociada que reduzca la ingesta de azúcares y grasas.

La dieta disociada, dado su éxito (pues como ya os contaba más arriba, le funciona a mucha gente) la podéis encontrar dentro del catálogo de dietas que hay en nuestra app gratuita.

También, a causa de su creciente popularidad en los últimos años, buscando por la galaxia Internet, comprobaréis que le han salido unos cuantos hijos; la dieta Beverly Hills, la de la Sopa de Col (que añade este caldo todos los días), el régimen de Antoine, la de los 9 días, y suma y sigue, algunas prometiendo perder hasta un 1 por día. Ya sabéis como funciona esto del “quién da más” en el enrevesado mundo de las dietas.

 

CÓMO FUNCIONA Y CÓMO SEGUIR UNA DIETA DISOCIADA?

Para seguir una dieta disociada te va a ser muy útil tener una plantilla a mano. En nuestra app la tienes siempre a disposición y este post siempre lo puedes consultar, tanto desde el ordenador como desde el teléfono móvil.

Como te explicaba, se hace una clasificación en 3 tipos de alimentos con el objetivo de no mezclar glúcidos con proteínas, pero sí cualquiera de estos con los neutros. Pero ¿Qué alimentos son glúcidos? ¿Cuáles proteicos? Sí, esto va a ser complicado sin una tabla y sin una clasificación previa de los alimentos. No te preocupes, te lo voy a poner muy fácil. Sigue leyendo. Lo que hacemos es dividir los alimentos en 15 categorías:

Los grupos de alimentos de la dieta disociada son:

1.           Frutas ácidas: cítricos, naranjas, limones, mandarinas, tomate/jitomate y pomelo/toronja.

2.           Frutas semiácidas: Albaricoque, cereza, fresa, higo, kiwi, melocotón/durazno, piña, sandía, uva, manzana.

3.           Frutas dulces: Ciruela, higo seco, orejones, uvas pasas.

4.           Frutos oleaginosos: Aguacate, almendra, manteca de cacahuete, nuez, piñón, pistachos, sésamo, coco, anacardo, pipas de calabaza.

5.           Cereales: Arroz, trigo y derivados, pastas, maíz y derivados, avena, mijo, centeno, pan.

6.           Legumbres y germinados: Garbanzos, guisantes/chicharos, judías, frijoles, lentejas, soja, cacahuete, brotes de alfalfa y otros, habas, altramuces.

7.           Hortalizas: Alcachofa, berenjena, calabaza, calabacín, nabo, pepino, pimiento, rábano, remolacha, zanahoria.

8.           Feculosas: Boniato, castaña, patata, papa, plátano, zanahoria cocida.

9.           Verduras: Acelga, apio, coliflor, endivia, escarola, espárrago, espinacas, lechuga, champiñones y setas, brécol.

10.         Ajos y cebollas.

11.         Huevos: gallina, pato, codorniz.

12.         Leche: Entera, semidesnatada, desnatada y yogures.

13.         Mantequilla y margarina.

14.         Quesos: Todos los quesos, incluidos los de régimen.

15.         Carnes y pescados: Carnes, pescados y mariscos, embutidos, conservas y encurtidos.

A partir de esta clasificación, debes consultar la tabla siguiente:

Como ves tienes del 1 al 15 en horizontal, y también del 1 al 15 en vertical, lo que coincide con la división en 15 categorías que te mostraba arriba. ¿Cómo hacemos pues el menú de la dieta disociada?

¿Qué pensabas cocinar hoy? ¿Unas lentejas, por ejemplo? 🥣 Venga, vamos a por unas lentejas y así será más fácil entendernos. En la clasificación verás que las lentejas pertenecen al grupo 6 (legumbres y germinados). Vamos ahora a la tabla, al eje en vertical y buscamos el número 6. Si lees los casilleros de izquierda a derecha que aparecen en la línea 6 verás que nos dice: NO, M, NO, M, SI, SI, SI…. y así hasta 15 casilleros con esos extraños jeroglíficos. Verás que cada uno de esos casilleros está alineado con la numeración del 1 al 15 que hay en la línea horizontal superior. Eso es una tabla de compatibilidades.

Lo que nos viene a decir es que, por ejemplo, si busco con qué puedo combinar las lentejas basta con ir a ver la línea 6 y ver con qué alimentos puedo comérmelas si quiero adelgazar (SI) y con cuáles no debo hacerlo (NO) para no engordar. ¿Y las (M)? Se refiere a los alimentos que puedo combinar con las lentejas sin que esa combinación me engorde ni me adelgace (M de mantener peso)

Veámoslo con el ejemplo. Como ves en el gráfico a continuación, si quiero adelgazar no me conviene comer las lentejas tomando de postre, por ejemplo, unas mandarinas (frutas ácidas, grupo 1) porque según la dieta disociada la metabolización combinada de estos dos alimentos hará que mi organismo genere más grasa.

Por otra parte, vemos que es beneficioso (SI) combinar si quiero adelgazar, las lentejas con un puñadito de arroz (grupo 5).

Y que será neutro (ni engorda ni adelgaza) que las aderece con un poco de carne (M), que pertenecen al grupo 15 -carnes y pescados-.

Recomendaciones:

Generalmente al seguimiento de esta dieta se le acompañan las siguientes recomendaciones para optimizar su resultado.

•             Lo básico; no mezclar alimentos ricos en proteínas con hidratos de carbono.

•             No mezclar grasas (aceites, frutos secos, mantequilla …) con proteínas.

•             El azúcar, como ya te decía antes, debe ser reducido o preferentemente eliminado.

•             No mezcles hidratos de carbono entre sí. Por ejemplo, las verduras y las patatas (uhm, esto nos va a arruinar muchas ricas recetas).

•             Como has podido ver, la fruta no hace buenos amigos con nadie, así que es mejor tomarla por separado a entre horas.

•             Por el contrario, legumbres y hortalizas se pueden mezclar con prácticamente todo, a excepción de la fruta (que es la rarita, ya sabes).

•             Las nueces, como las frutas, no deben mezclarse con otros alimentos. Tomarlas pues también a entre horas.

•             Se eliminan los refrescos y el alcohol.

 

DÓNDE ESTÁ LA BASE CIENTÍFICA?

Pues lo cierto, y a pesar del gran auge de esta dieta y de los muchos casos de éxito, es que el argumento de que el organismo metaboliza mal ciertas combinaciones de alimentos no ha sido demostrado, sino que los estudios que se han hecho más bien apuntan a lo contrario, a que nuestro cuerpo no tiene inconveniente alguno en digerir a la vez hidratos y proteínas sin que por ello genere más grasa.

Asimismo, con el ejemplo que te he puesto, la propia tabla presenta incongruencias pues nos permite mezclar el grupo 6 con el 15 (legumbre y carne) con un resultado M -ni engorda ni adelgaza- lo que equivale a decir que puedes mezclar hidratos (lentejas) con proteínas (carne) que se supone era lo que no tenías que hacer 😣

Pero el mayor desencuentro se da a la hora de evaluar a los alimentos en sí mismos, pues lo cierto es que los hay que contienen al mismo tiempo proteínas y carbohidratos. De hecho, prácticamente todos los alimentos contienen más de un macronutriente, y el cuerpo humano no tiene problema alguno en digerirlos y metabolizarlos correctamente, lo que cuestiona de pleno la separación de alimentos en la misma línea de flotación del argumento de la dieta disociada.

Y como no hay dos sin tres, el International Journal of Obesity (algo así como la biblia de la investigación científica relacionada con la obesidad) publicó en el 2000 un Estudio muy serio 🤓 que demostraba que 2 grupos de personas, ingiriendo los mismos alimentos, con las mismas calorías, con la única diferencia de que unos habían separado las ingestas entre glúcidos y proteicos y los otros no, habían acabado perdiendo ambos grupos el mismo peso.

 

QUÉ BENEFICIOS TIENE LA DIETA DISOCIADA?

Claro, ahora te estás preguntado de nuevo aquello de la dieta milagro. Pero vamos por partes ¿Tiene beneficios la dieta disociada? Pues sí, tiene algunos beneficios.

  1. El primero, es que no es restrictiva, y aunque separa la ingesta de los alimentos según su clasificación, no elimina ninguno (salvo el azúcar y el alcohol, lo cual es saludable), lo que significa que no priva al organismo de ningún nutriente esencial. Es, por tanto, una dieta completa desde el punto de vista nutricional.
  2. Como consecuencia del punto anterior, en la dieta disociada no se cuentan calorías, lo que elimina la ansiedad y el estrés asociado a dietas hipocalóricas.
  3. Se puede comer de todo, siempre y cuando no se combine quebrando la regla, lo que también la hace más llevadera que las dietas restrictivas.
  4. Muchas personas afirman que experimentan una mejora en la digestión y una desinflamación del vientre. Esto, por tanto, lo ha de comprobar cada una por sí misma. Contadme vuestras experiencias en los comentarios del post.

 

ES PERJUDICIAL LA DIETA DISOCIADA?

Al no restringirse ningún nutriente esencial ni el conjunto de calorías que pueden ingerirse, no hay en sí misma razones para considerar esta dieta perjudicial y puede seguirse con salud siempre y cuando no se lleve nada al extremo y se siga una ingesta equilibrada de nutrientes.

Quizás pues el único aspecto “perjudicial” de esta dieta sea que se basa en unas premisas que sus defensores no han sido capaces de acreditar científicamente y eso provoca desinformación y desconcierto como poco.

 

POR QUÉ VOY A ADELGAZAR CON LA DIETA DISOCIADA?

Bueno, lo primero que debo decirte es que no hay ninguna garantía de que bajes de peso con la dieta disociada. El hecho de que muchas personas lo hayan conseguido no significa que vaya a ser tu caso, pues, como te contaba más arriba, al menos a día de hoy, no hay prueba científica que acredite que separar los alimentos entre proteicos y glúcidos a la hora de ingerirlos vaya a servirte de algo.

¿Entonces, por qué adelgazan ☝ mis amigas/os que siguen la dieta disociada?

Pues tampoco hay un consenso absoluto al respecto, pero hay 4 razones que parecen las más plausibles.

  1. En la dieta disociada se aconseja reducir/eliminar el azúcar y el alcohol. Estos dos “demonios” engordan sí o sí, así que aquí ya tenemos dos sospechosos identificados.
  2. La separación de alimentos reduce el número de recetas posibles. No es lo mismo tomarte un filete “a secas” que acompañado de unas sucosas patatas al horno 🍗 . Al tiempo que la propia separación te obliga a pensar en tu alimentación menú a menú. Este doble efecto hace que tomes más conciencia de lo que ingieres y esto ayuda muchísimo a controlar la cantidad de comida. Ya no puedes abrir la nevera sin más y echarte a la boca lo que quieras acompañado de lo que te apetezca. Ahora te lo has de pensar y mirar la tabla.
  3. Derivado del punto 2 se da lo que se conoce como perdida de palatabilidad, que es una palabra muy rara pero que con este ejemplo ahora me entenderás. La menor variación de platos posibles hace que comas menos. Es aquello de que, después de un estofado, y aun sintiéndote lleno/a, siempre queda aquel huequito para un dulce 🤤. Como esa combinación no es posible con la dieta disociada, ese huequito desaparece, pues como ya he dicho, de estofado ya te sentías satisfecho/a. Acabarás pues comiendo menos por puro aburrimiento.
  4. En consecuencia de los anteriores, y por la forma en que se separan los alimentos, se favorece en tu cuerpo una cierta cetosis (aquí mi post sobre la dieta cetogénica), lo cual sí sabemos y está científicamente demostrado, que consume grasas y adelgaza.

 

ENTONCES, QUÉ HAGO?

Sí de verdad quieres adelgazar, la dieta Cetogénica tendrá un efecto más inmediato, claro y duradero si la sigues tal y como te recomiendo en mi post.

Por otra parte, la dieta disociada puede ser un buen “entrenamiento” para empezar a tomar consciencia de tu alimentación y, puesto que no tiene efectos perjudiciales directos, puede ser útil como fase preparatoria para empezar después una dieta cetogénica.

La dieta disociada presenta algunas ventajas:

  • Es relativamente fácil de seguir
  • No tienes que contar calorías.
  • En algunos casos parece que mejora la desinflamación del vientre.
  • Se puede comer de todo y no se restringe pues ningún nutriente esencial para el organismo.

Pues ya ves, la última palabra es tuya. No olvides que, técnicamente, la dieta disociada no adelgaza por sí misma, así que si vas a adentrarte en ella asegúrate de eliminar azúcares, refrescos y alcohol, y practicar regularmente ejercicio saludable 🏃‍♀️, para empezar a tener algún efecto positivo claro. En la tienda encontrarás todo lo que puedas necesitar para completar tus dietas y conseguir tus objetivos🤗.

Y, ahora, cuéntame tú. ¿Te animas con la dieta disociada? ¿Has hecho alguna vez dieta disociada? ¿Cómo te ha ido? Comparte tu experiencia en los comentarios ¡¡¡Queremos saber!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.